lunes, 24 de marzo de 2008

EL PUNTO DE NO RETORNO

Ya son casi tres meses los que han pasado desde la lesión, los dos últimos en dique seco para asegurar su cura pero sin parar de nadar, muscular y pedalear con la esperanza de reiniciar en perfecto estado la actividad runneril al llegar la primavera.

Con un día de adelanto y aprovechando una parada vacacional en Bilbao, el pasado jueves día 20 me calcé las Kayano y las eché a rodar durante media hora entre el Puente del Ayuntamiento y el Puente Euskalduna por ambas márgenes de la Ría del Nervión.



Apenas fueron 6 km a un ritmo de lo más trotón, disfrutando de un entorno urbano muy particular (la araña del Guggenheim, el Zubizuri, el Puente de La Salve, el Palacio Euskalduna, …).

Tuve muy buenas sensaciones tanto al empezar (bajando las escaleras del Museo) como al acabar (subiéndolas de nuevo). Unos estiramientos frente al terrier “Puppy” y regreso al hotel para descargar tensiones en una bañera repleta de agua con sales diseñada por Philippe Starck.

En definitiva …una corrida de lo más pija.

Tras el baño, subida al Puente de Vizcaya, miradas contemplativas, bajada y rumbo a Punta Galea, donde alguna que otra liviana molestia notaba en mis corvas cuando recorría los acantilados de Getxo.



Pero ese mismo día, después de comer, al intentar bajar una cuesta que llevaba hacia las escaleras de la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, fue cuando la lesión se manifestó de nuevo con la misma cara que nos conocimos tres meses antes y con una intensidad que nada tenía que envidiar a la inicial.

Es difícil describir lo frustrante de la situación. Intentaba bajar a pesar del dolor manteniendo rígida la pierna derecha y la cosa parecía que funcionaba, pero a los pocos metros el dolor aparecía entonces en la pierna izquierda. Apenas pude llegar a un mirador y tirar la foto:



…para volver después sobre mis pasos resignándome a las miradas de compasión que me clavaban quienes se cruzaban conmigo en el camino de vuelta.

De nada han servido los consejos de supuestos especialistas, ni el entrenamiento alternativo ni los dos meses de espera. Sigo igual que el primer día cuando inicié este blog.

En navegación aérea, el punto de no retorno se alcanza cuando el avión ya no tiene suficiente combustible para darse la vuelta y volver al punto de salida. Por tanto, a partir de ese punto, el avión no tiene otra opción más que continuar avanzando hacia otro destino.

Espero que no sea ese el punto en el que me encuentro.

2 comentarios:

Javi dijo...

No sabes cuánto lo siento. Estaba convencido de que te iba a ir bien. Ánimo! Espero que al menos disfrutaras de Bilbao.

Galipote dijo...

He llamado esta mañana para que me diesen cita y me han dicho :

Resonancia de 1 rodilla...333 euros
Resonancia de las dos.....666 euros

Este mediodía han caído 3 km de nuevo y no sé si habrá sido por superstición o por tacañería, pero hasta el momento no han aparecido secuelas :-)