miércoles, 23 de enero de 2008

HAY QUE NADARLO PARA CREERLO


Han sido 10 días sin moverlas, exactamente desde el 9 de enero, a ver si el poplíteo o lo que fuera que me estuviera jodiendo las rodillas dejaba de una vez por todas de hacerlo.

El sábado tocó empezar desde cero con una sesión de ejercicios específicos en gimnasio para el tren inferior (muy suaves) y 15 minutos de trote en cinta a 6 min/km.

El domingo paseo en bici de 30 km para que la articulación cogiera juego.

Y el lunes, por fin, prueba de fuego: 55’ de rodaje a una media de 5:45 min/km y, como ya presentía durante la carrera, salí quemado de nuevo porque el pinchazo en las rodillas reapareció.

Peeeeero …ayer continué con el único plan que tengo (aún no me resigno a un plan B) y tocaba piscina que promete ser milagrosa. Nadar, nadar …nadé poco, casi todo fueron ejercicios de piernas bajo el agua, hasta que después de una hora haciendo el rana salí como nuevo sin dolor alguno.

...y eso sería todo por hoy.

2 comentarios:

SlowPepe dijo...

AQUA-RUNNING, mano de santo. Pillas algo para flotar, tipo chalecho, churro o lo que sea y a correr en aguas profundas, sin impacto alguno y peleando contra la resistencia del agua. A mí con mi aquiles me fue de perillas.

Ánimos con todo, a ver si ese poplíteo deja de protestar...

Abrazos

Galipote dijo...

Cierto, el parón correril me está viniendo de perlas para fortalecer piernas, espero que ese plus de fuerza compense en Barna la falta de entrenamiento.

Aquiles, Popliteus, Filípides ...jodidos griegos ;-)

Un abrazo.